miércoles, 10 de mayo de 2017

La música de Charlie y la fábrica de chocolate nos sirve de inspieración



El día 21 de Abril celebramos el Día del libro preparando una jornada que giraba en torno a Roald Dahl.
Cada nivel o  ciclo preparó una serie de talleres en los que se trabajara algo relacionado con el autor.

Mi taller giraba en torno al Chocolate, inspirándome en el libro de Charlie y la Fábrica de Chocolate.
Empezamos poniendo en nuestros ojos un pañuelo que no nos permitía ver nada y que nos ayudo a imaginar mientras escuchábamos la BSO de la película de Charlie y la fábrica de chocolate.
Cada niño compartió lo que se había imaginado y pasamos a dar a cada niño en la mano una onza de chocolate. El juego que habíamos preparado era usar todos los sentidos (menos la vista) y con una atención plena ir tocando ( si era blanda o dura, se clavaba la uña, era fina o rugosa...) ,oyendo ( si se oía con el roce, al golpearla, al pasarla por la oreja...), saboreando (primero pasándola por los labios, mordiendo un trozo muy pequeño y pasándolo por toda la boca...) y oliendo.
Hasta que no se probó no supieron que lo que tenían en la mano era chocolate. Fue una maravilla ver en silencio cómo jugaban con una onza de chocolate que tantas veces habrían tenido en la mano pero que ahora la trataban con tanto mimo.
Les repartimos posteriormente un Din- A3 donde con una onza de chocolate con leche, otra de chocolate negro y chocolate cocido tuvieron que plasmar aquello que se habían imaginado.
El taller fue un disfrute... gracias chicos!



  

Aquí dejo una muestra de la organización de los talleres de 5º y 6º



Una mamá del Cole, María Velázquez adornó
 la puerta de la biblioteca...
¡Una maravilla!  

Y Esther Peña, mamá también del cole nos pintó al Gigante que guarda los "sueños" de los niños y niñas del cole...  ¡Genial!

Los alumnos/as del Taller artístico-creativo hicieron unos magníficos carteles con las frases más representativas de Roald Dahl que nos acompañaron el el patio durante el apadrinamiento lector.       
Y por último Jason y Jack, compañeros del POLE y lector americano nos obsequiaron con monedas de chocolate, simulando ser Willy Wonka y Charlie.
El broche de oro lo pusieron los María Elena, Paola  Sanz y Víctor Redón que nos leyeron el texto de Roald Dahl con el que fueron finalistas de Aragón en Lectura en público.  

viernes, 5 de mayo de 2017

El objetivo de la música es el funcionamiento de la mente

Las emociones determinan la calidad de lo que registramos en la mente, cuando no hay emoción la transmisión de la información genera dispersión en los niños, en vez de placer y concentración.
Si hay música de fondo en el aula, a poder ser música suave, el conocimiento rígido y lógico de las mates, la química, la física, las lenguas cobrará una nueva dimensión emocional. Y en nuestra mente se registrará de una manera privilegiada.
Sin emoción, el conocimiento es insípido, siendo la emoción el pegamento del aprendizaje.
La música de fondo tiene tres grandes objetivos:
1º producir educación musical y emocional.
2º generar el placer por aprender.
3º aliviar el síndrome de pensamiento acelerado (SPA), porque la música calma los pensamientos y mejora la concentración y la asimilación de la información.

Debería usarse música de fondo desde la primera infancia, tanto en el aula como en casa.  Sin duda, los efectos de que suene música de fondo en el aula es espectacular, relaja y estimula a los maestros y alumnos.
A muchos de nuestros alumnos les encanta la música agitada y frenética porque conectan con sus pensamientos aunque después de escuchar música tranquila durante varios meses, su emoción estará acostumbrada y estabilizada.

Dos músicas que suelo emplear en mi clases para conseguir este propósito es:

 

Información sacada del maravilloso libro "Padres brillantes, profesores fascinantes" del Dr.Augusto Cury